Teoría de la Acción comunicativa 5

IMG02016-20120504-2239

[2] Un concepto de racionalidad, ya no sé si demasiado estricto o demasiado abstracto, como el siguiente: es racional si y sólo si encarna un saber fiable, objetivo, con pretensión transubjetiva de validez.

Afirma el autor comentado que existen otros tipos de manifestaciones que no tienen pretensiones de verdad o eficiencia pero se sustentan en razones, como cuando se sigue una norma vigente y se es capaz de justificar su acción; también cuando se expresa un deseo, un sentimiento, un estado de ánimo, revela un secreto, confiesa un hecho, etc.,  es auténtico, saca consecuencias prácticas y se comporta de forma consistente con lo dicho. A todo esto le llama ACCIONES REGULADAS POR NORMAS Y AUTOREPRESENTACIONES EXPRESIVAS: porque hacen referencia a norma y vivencias. Pero también para afirmar su racionalidad  es necesario el reconocimiento intersubjetivo. Sin embargo esto no se refiere a algo objetivo, sino a algo social (las normas) o a algo subjetivo.

Concluye que existen actos comunicativos que se refieren al mundo y tienen pretensión de validez pero diferentes a la emisiones o manifestaciones constatativas (la ciencia y la fenomenología de las que tratamos en la intervención anterior de este blog). Estas emisiones o manifestaciones son susceptibles de fundamentación y de crítica . Y también  las manifestaciones o emisiones EVALUATIVAS (es otro tipo nuevo de manifestación que introduce Habermas) pueden ser justificadas recurriendo a juicios de valor.

Pero además hay otras manifestaciones que utilizan estándares de valor en forma caprichosa y puede ser de dos tipos: Idiosincrática o ESTÉTICA. Las estéticas tienen un carácter innovador, tienen autenticidad expresiva, como las obras de arte; las idiosincráticas siguen patrones rígidos y tienen un carácter privado, indican comportamientos no racionales como las fobias (36).

Afirma Habermas que en resumen, las acciones reguladas por normas, las autopresentaciones expresivas (deseo o sentimiento) …y las emisiones evaluativas vienen a completar los actos de habla constatativos. La racionalidad se pone de manifiesto en que el acuerdo alcanzado comuncativamente ha de apoyarse en razones. Y la racionalidad se mide por su capacidad de fundamentar sus manifestaciones o emisiones en circunstancias apropiadas: o sea, remite a la práctica de la argumentación.

Entiende por argumentación al tipo de habla en que los participantes tematizan pretensiones de validez por medio de argumentos. “Una argumentación contiene razones que están conectadas de forma sistemática con la pretensión de validez de la manifestación o emisión problematizadas”. La fuerza de una argumentación se mide por la pertinencia de las razones.

Como la argumentación es susceptible a la crítica, las manifestaciones o emisiones racionales son susceptibles de corrección.

  • El discurso teórico es la forma de argumentación con pretensiones de verdad.

  • El discurso práctico-moral contiene argumentaciones que justifican las acciones recurriendo a las normas vigentes; pero en caso de conflicto busca juzgar imparcialmente y busca resolverlo consensualmente. Las normas de acción se presentan en su ámbito de validez con la pretensión de un interés común a todoslos afectados y de merecer por eso un reconocimiento general: es una búsqueda cooperativa de la verdad. Afirma que en teoría ética prefiere una posición cognitivista en que las cuestiones prácticas pueden decidirse argumentativamente.

  • La crítica estética es un caso de argumentación que se interesa por los valores culturales; dichos valores no tienen pretensión de universalidad. Pero son racionales porque se fundamentan en los estándares de valor aprendidos en su cultura. Los argumentos estéticos son menos constictivos que los argumentos teóricos y los práctico-morales.

  • En la crítica terapéutica las manifestaciones expresivas sólo pueden enjuiciarse en un proceso de autorreflexión y comunicación orientada al entendimiento. Es una forma de argumentación que sirve para disipar autoengaños sistemáticos.

  • Algo que pudiéramos llamar “racionalidad lingüística” que consiste en que una persona que está dispuesta al entendemiento, pero que ante las perturbaciones de la comunicación reflexiona sobre las reglas lingüísticas. Es una tarea hermenéutica (43).

En este punto veo todo un halo kantiano cuando Habermas  organiza la racionalidad en los tres momentos que correponden en Kant a la Crítica de la razón pura (racionalidad teórica), Crítica de la razón práctica (racionalidad práctico-moral) y la Crítica del juicio (racionalidad estética). Y sólamente añade algo nuevo que es la racionalidad lingüística que tiene como trasfondo la hermenéutica por un lado y la filosofía del lenguaje por el otro. De este modo percibo en Habermas un intento de incorporar todos los nuevos adelantos de la filosofía en lo que quisiera ser un nuevo sistema de comprensión de la realidad.
También habría que pensar si estas son las únicas formas existentes de racionalidad, o si hay otras, cuáles son. Tal vez se trate de un sentido estrecho de racionalidad. Y siento un poco forzado la racionalidad linguÍstica porque no pertnece a un ámbito de la racionalidad como es el teórico, el moral o estético, sino que se refiere al medio mismo de expresión o comunicación. Pero es algo que seguiremos analizando en las siguientes entradas.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s