Minientrada

Historia del diseño curricular

Alebrije en Tehuacán

APUNTES PARA UNA HISTORIA (ANTIGUA) DEL DISEÑO CURRICULAR
Cuando hablamos del diseño curricular descubrimos que su historia es reciente, la podríamos ubicar entre el siglo XIX y el siglo XX donde surgen las teorías de cómo y con qué contenidos se debe educar, formando así un plan de estudios.
Al revisar la Historia de la educación nos damos cuenta que siempre ha habido educación desde que el ser humano se conformó como tal. Siempre se han comunicado algunos contenidos, también se ha hecho  a través de algunas formas y finalmente alguien ha decidido que así se eduque. Esto corresponde al diseño curricular. Un ejercicio interesante sería descubrir cómo ha evlucionado el diseño curricular a través de la historia. Voy a escribir unos breves apuntes.
Todas las sociedades han dado elementos para la conformación de un curriculum: India, China, Japón, Árabes, los antiguos Mexicas. Generalmente sus orientaciones corresponden a las necesidades concretas de su contexto y de su cultura. En un principio podríamos hablar de un diseño curricular más de tipo intuitivo, sin regulación alguna. En algunos la educación estaba guiada por los sacerdotes, hechiceros, magos, chamanes… que formaban a un grupo de “iniciados”.
Platón propuso que debería haber tres tipos de educación: para los gobernantes, para los militares y para los artesanos. El Estado es quien debería regir la educación. Por otro lado en la antigua Esparta la principal actividad era la formación militar, incluyendo también a las mujeres. algo que nos ayudaría a comprender esta situación es el filme “300” dirigida por Zack Snyder en 2007. Aristóteles desarrolló investigaciones y le puso nombre a varias ciencias.
Tanto en Grecia como en Roma existían los pedagogos (pais – niño, gogé – camino), la persona que instruía a los niños, algunos de ellos eran esclavos. Y para mayores conocimientos existieron los preceptores que daban una educación personal a los hijos de las familias con mayores recursos. Al parecer no había una educación generalizada para toda la población.
A principios de la Edad Media el Emperador Carlomagno ordenó que la Iglesia educara a la población a través de las escuelas. Las escuelas parroquiales para la educación básica al lado de las parroquias. Las escuelas monacales al lado de los conventos (posteriormente se convirtieron en univesidades); la formación que se dió fue la escolástica, fundamentada en la formación religiosa (teología) y la filosofía de Aristóteles. Las escuelas palatinas (al lado del palacio) para la instrucción de los gobernantes. Las escuelas catedralicias (adjuntas a las catedrales) para la formación del clero.
En la Edad Media alguien decidió que se enseñara el trivium  y el quadrivium (gramática, lógica o dialéctica y retórica) y el quadrivium (geometría, aritmética, astronomía y música). Posteriormente se llamo escolástico al que enseñaba Filosofía y Teología, siendo su título oficial el de Magíster.
En el Renacimiento y la Edad Moderna encontramos que la ciencia prácticamente surgió ajena a la educación formal. Los primeros científicos y filósofos (Descartes, Galileo, Kepler,…) no formaban parte del claustro de profesores de las universidades. Mas bien hubo un fuerte conflicto entre ambas esferas del conocimiento como lo demuestrea la condena de Galileo y los temores de Descartes. Éste último requiere la aprobación de las autoridades eclesiásticas y universitarias para evitar algún problema con las autoridades. Poco a poco la ciencia entra en las universidades y se van configuando nuevos planes y programas de estudios. Pioneros en la integración del humanismo, la ciencia y la cultura fue la educación jesuítica.
En el siglo XIX encontramos ya una ciencia totalmente incorporada en las universidades y se formaliza a través de la intervención de los Estados nacionales en el siglo XX. En estos tiempos surge el Diseño curricular como un área del conocimiento ya establecida que enriquece a la reflexión pedagógica. Entre algunos de los investigadores podemos mencionar a Ralph Tyler, Stenhouse, Hilda Taba, Margarita Pansza, y más cercanos a Angel Díaz Barriga y a su hija y Frida Díaz-Barriga Arceo. Éstos últimos, desde la UNAM han dado las principales orientaciones sobre el diseño curricular en México.
Actualmente encontramos con una gran cantidad de modalidades educativas que han requerido diseños curriculares diversos como: educación inicial, básica, media superior, superior, posgrado; con modalidades presencial, semipresencial, tutorial, a distancia, en línea… creando curriculums rígidos, flexibles, disciplinares, interdisciplinares, de formación en el trabajo. de formación en el servicio, orientados a la investigación,capacitación para el trabajo, entre otros. Ahí es donde se encuentra la importancia y la necesidad de crear, inventar, desarrollar, mejorar, construir… nuevos diseños curriculares.
Una de las orientaciones básicas, sobre todo para el nivel superior en la sociedad del conocimiento es que cuando se implementa un plan de estudios será necesario esperar a que esa primera generación lo concluya y el año siguiente se revise cómo lo aplicó esa generación, se analice qué problemas y bondades tiene en su desempeño profesional y a partir de ahí se reformule dicho plan para que responda tanto al contexto como a las necesidades científicas, técnicas, laborales, sociales del momento. De modo que un plan de estudios debería estar reformulándose cada 5 años. La realidad es diferente, pero las razones están claras.
Gracias por tu atención.
Anuncios

El tiempo

20130101_144942
Comento el texto “Epistemología de la complejidad” de Edgar Morin en su versión publicada en Gazeta de Antropología 20, 2004. Texto 20-02 (Aclaro el lugar porque aparece otro artículo con el mismo nombre en el libro Introducción al pensamiento complejo del mismo autor, Gedisa, 1990).
En este artículo el autor hace una crítica al paradigma de la simplificación propio de la ciencia positivista. Según Morin la ciencia ha considerado las cosas como estáticas, fuera del tiempo.
El título del apartado: “La desconsideración del tiempo como irreversible”, tiene una doble negación que se convierte en afirmación: “la consideración del tiempo como reversible”, y más adelante explica el autor que se entiende en el sentido de “fuera del tiempo”. Significa que un problema de la ciencia positivista en su intento de simplificación es considerar la realidad como estática, fuera del tiempo. Dice Morin al final de la p. 5: “mientras que el pensamiento simplificante elimina el tiempo o no concibe más que un tiempo, el del progreso o corrupciòn…”
Ernst Bloch afirma que el tiempo cronométrico es el tiempo positivista, el de los relojes, es tiempo matemático, mecánico. No humano. Es otro tiempo, el astronómico y geológico, el de los miles de millones de años anteriores sólo es una referencia.
Kant proponía que las coordenadas de espacio y tiempo no son reales, son esquemas mentales, son “formas a priori del pensamiento” con los cuales comprendemos todas las cosas.
20130101_143032
 Morin propone por el contrario un tiempo “politemporal” (p. 6). ¿Cómo se podría entender? Para concebir esto hay que salirse de los esquemas tradicionales de pensamiento.
Este tiempo politemporal se maneja en el cine, en el arte, en la estética. En una película de 2 horas vemos -vivimos- lo que ocurre en 100 años. Por ejemplo
– Película “60 segundos”
– Película “9 semanas y media”-
– Película “15 minutos”
. Libro “11 minutos” de Paulo Coelho
– Las mil y una noches. Cuentos
– Película Troya
– Volver al futuro 1, 2,, 3 – Películas
Con la teoría del big bang se hablaba de la “creación del universo”, con las “Supernovas” se entiende que el universo está en constante nacimiento y constante muerte, en construcción y destrucción.
Ernst Bloch dice que el único tiempo que importa es el tiempo histórico, el que comenzó hace 6,000 años, el tiempo de la escritura. Es nuestro tiempo, el tiempo de la humanidad, con ella comenzó la cultura.  Es un tiempo cualitativo, discontinuo, donde entran varias vidas en juego, cada una con su propio tiempo vital, con ritmos distintos, donde lo que para unos apenas comienza para otros ya es tarde.
Podemos decir que lo que importa es el tiempo humano, los instantes de amor y pasión superan con mucho toda una vida. El momento de gloria de una medalla olímpica o de un record mundial dan sentido a los años de duro esfuerzo.

Y la ciencia 2ª parte

CaracolPrecisamente Gödel se propuso analizar la fundamentación de la ciencia, en especial de las matemáticas y sistemas lógicos afines, con el propósito de asegurar su coherencia interna. Tal vez no era necesario hacerlo, pero si la ciencia presume de su fiabilidad, vamos revisando sus fundamentos. Finalmente las matemáticas constituyen un lenguaje lógico, y como tal podríamos pedirle que, siendo consistentes con su procedimiento, lógicamente pruebe sus propios fundamentos. El resultado es sorpresivo. No se puede llegar a tal solución porque los axiomas son indemostrables, pero sobre todo porque son puntos de partida, más bien son las creencias básicas con las que opera la ciencia, sólo queda aceptarlas porque son indemostrables. Pareciera que estamos en el terreno de la fe.
Me recuerda el cometido de Kant que se propuso demostrar científicamente la existencia de Dios, la inmortalidad del alma y la libertad. Con este objetivo pone los presupuestos del conocimiento en la Crítica de la razón pura. Termina diciendo que no se pueden comprobar. Pero sin embargo debemos vivir como si Dios existiera, como si el alma fuera inmortal y como si existiera la libertad. Podríamos decir que también caemos en el terreno de la fe. 
De igual modo sucede con las matemáticas, sus axiomas no pueden probarse ni refutarse, pero sin embargo debemos operar como si estos axiomas fueran verdaderos. No es posible probar la consistencia dentro del mismo sistema, será necesario salir del sistema para sostenerlas, y así debemos trabajar. Si eso sucede con lo más confiable que tenemos en la cultrua que son las matemáticas, ¿qué sucederá con las demás ciencias?

Método de la ciencia

AcatlánKarl Popper comenta que:
  • El método científico no existe.
  • En general, las disciplinas no existen.
  • No hay ramas del saber, o más bien de la investigación. Incluso los estudiantes serios se dejan engañar por el mito de la asignatura.
  • No existe método para descubrir una teoría científica.
  • No existe método para cerciorarse de la verdad de una hipótesis científica.
  • No existe método para averiguar si una hipótesis es “probable” o probablemente verdadera.
  • Las teorías científicas se distinguen de los mitos simplemente en que pueden criticarse y que están abiertas a la luz de las críticas. No pueden verificarse ni probabilificarse.
  • No cree en las modas, corrientes de opinión, tendencias, escuelas, en la ciencia ni en la filosofía.
  • La doctrina de que hay tanta ciencia física como matemáticas contiene, o tanta ciencia como medición o “precisión” hay en ella, descansa en un total malentendido.
  • No cree en la especialización ni en los expertos.
  • Sólo hay problemas y el impulso a resolverlos.
  • No hay más camino hacia la ciencia o hacia la filosofía que encontrar un problema, ver su belleza, enamorarse de él, casarse con él y vivir feliz con él hasta que la muerte los separe.
  • O sólo que encuentre otro problema más fascinante o la solución; pero si encuentra la solución, descubrirá encantadores problemas hijos por cuyo bienestar puede trabajar hasta el fin de sus días.
Me pareció una encantadora forma de plantear el problema de la ciencia, y esto en 1956. ¿Seguirán siendo válidas estas frases tan provocadoras? El sentido común las rechazaría de entrada porque contradicen la historia personal de haber ido a la escuela durante tantos y tantos años en la vida, donde lo que aprendimos fueron ciencias, matemáticas, filosofía. Recibimos títulos que nos dieron la “licencia” para ejercer alguna profesión y para desarrollarla. Nos incorporamos a la rueda de la docencia para enseñar a las nuevas generaciones que las ciencias, matemáticas y filosofía son fundamentales, para que ellos a su vez…
Las aseveraciones de Popper así expresadas se asemejan al KOAN japonés o chino de la tradición zen. Cada una representa una apretada síntesis de años de estudio y reflexión, un disparador que hace pasar al novicio a otra dimensión y éste llegue a la iluminación. El mismo Popper afirmaba ante sus alumnos de Metodología de la ciencia que era el único profesor de esa disciplina inexistente, en toda la comunidad británica.
Cada frase merece ser pensada, analizada, discutida, criticada, pues el mismo autor decía que quería comprender el mundo y aprender mediante la discusión con los otros. Será tarea, no de toda la vida, pero sí para buen rato de reflexión para quien de verdad lo hayan tumbado de la silla estas ideas.
La imagen que presento en esta fotografía corresponde a unos danzantes, ¿podrá ser objeto de análisis de la ciencia? Tal vez si, de la antropología cultural, ¿sólo la antropología?, ¿podremos agotar todo su significado?, ¿se podrá comprobar científicamente?, ¿a qué teoría científica corresponde?, ¿es algo que se pueda pesar, medir, contar, y además,  con precisión?
Tal vez sería bueno revisar los conceptos de interdisciplinariedad, aunque caeriamos en la distinción de disciplinas que Popper critica. ¿O tal vez sería mejor la transdisciplinariedad?

el problema de la ciencia

Dios del maízAl parecer todo el mundo tiene clara la diferencia entre la ciencia y la no-ciencia, entre el conocimiento científico y el que no lo es. El calificativo de “científico” da autoridad a su poseedor y descalifica al que no lo tiene.Existen instituciones muy prestigiadas donde se construye la ciencia y otras que apoyan a la construcción de la ciencia.
¿Será clara la diferencia entre lo que si es científico y lo que no lo es? ¿El conocimiento científico es poseedor de la verdad? ¿Tal conocimiento será el único poseedor de la verdad? ¿El conocimiento no científico implica la no verdad? ¿Habrá verdades no-científicas? ¿Cómo se puede caracterizar a un conocimiento científico de otro que no lo es? ¿Habrá no-verdades científicas? ¿Quién decide lo que es científico de lo que no lo es? ¿sólo las universidades y centros de investigación producen verdades científicas? ¿La ciencia sólo se encuentra en los libros? ¿Se trata de un conocimiento no falible? ¿El conocimiento científico es neutral? ¿Podrá ser manipulado? ¿Podrá ser escondido? ¿Tiene algo que ver con la política? ¿Intervendrá de algún modo la economía? Hay instituciones y universidades denominadas “patito” por la baja calidad de su formación profesional. Lo que antes era un conocimiento científico ahora ya no lo es. Cualquiera puede publicar libros sin requerir el aval de nadie. Los medios de comunicación promocionan productos altamente efectivos para su propósito, ¿requerirán estos o tendrán un fundamento científico?
Vamos a lo concreto: ¿qué conocimientos si son científicos y cuáles no?: física, química, matemáticas, astronomía, acupuntura, sociología, historia, medicina homeópática, fisoterapia, quiropraxis, curandero, brujo, medicina alópata, medicina naturista, medicina alternativa, huesero, medicina tradicional mexicana (tes, barro, etc.), astrología, radioastronomía, metereología, óptica, medium, videntes, adivinación, albañilería, enfermería, arquitectura, karate, Tai chi, capoeira, danza clásica, danza tradicional, autóctona, bailable, política, economía, pedagogía, docencia, religión… Y podríamos seguir mencionando muchos más. Los antiguos tenían muchos de estos conocimientos y ¿eran conocimientos científicos? ¿Por qué no fueron reconocids como tales?
La diferencia entre estos conocimientos que unos sean científicos y otros no  ¿será la calidad de las instituciones que lo sostienen? ¿Será su efectividad? ¿Será sus métodos o procedimientos? ¿Será la licencia que da el Estado para su ejercicio? ¿Será su infalibilidad? ¿Será la cantidad de personas que están de acuerdo en ese conocimiento?
Es una problemática compleja que vale la pena estudiar.