Congreso Internacional de Filosofía 2

20140406_213407En la Mesa del Observatorio Filosófico de México se comentó que la filosofía debe participar en la interdisciplina, es algo que para mi es ya un supuesto de la interdisciplinariedad y no un imperativo categórico por la forma en que lo estaban planteando, porque esa visión interdisciplinaria es precisamente eso, visión, forma de ver las cosas, es filosofía. Esta visión que se comenta requiere del concurso de las más variadas ciencias con sus métodos propios, y con eso rompe el punto de vista del positivismo nomológico.

En su defensa de que la filosofía siga siendo parte importante del curriculum del plan de estudios de bachillerato a nivel nacional los integrantes de la mesa afirmaban que se requiere plantear la educación con cabeza propia y que la filosofía debe convertirse en la columna vertebral de la educación. La empresa industrial tecnológica busca eliminar la filosofía del bachillerato. Se comenta que el estado sólo quiere la filosofía con el fin inmediatista de resolver problemas sociales. Incluso Virginia Sánchez se pregunta si estos cambios en el sistema de bachillerato no afectarán también al sistema nacional de bachillerato de la UNAM

Sin embargo aquí encuentro que hay varios problemas. Para quienes diseñan un plan de estudios todo parece importante y quisiera colocar ahí todo lo de su especialidad, sin embargo no es posible, se debe llegar a un balance de lo que debe estar, en qué cantidad y en qué orden. Por muy grande que sea el jarrito no siempre se puede acomodar todo: requiere de una selección muy cuidadosa en la que, en ocasiones, lo que domina son los acuerdos y compromisos políticos a veces muy ajenos a la academia.

José Alfredo Torres reflexionó sobre la relación entre la filosofía, la enseñanza de la filosofía y el poder. Comentó que no se ha discutido el concepto de “competencias” en filosofía. El poder excluye, margina, mantiene a raya, asimila pero sólo en el papel, se incluye de momento a la filosofía en el bachillerato para ganar tiempo en el intento serio de expulsarla. Informa que el CENEVAL hará examen para los que quieran dar clase en nivel medio superior, pero excluye el perfil profesional de “filósofo” y la filosofía no aparece. Anotó como un reto, no entendí o no recuerdo en qué sentido, la cohesión de la comunidad filosófica mexicana.

Un miembro más de la mesa comenta que el Día Internacional de la Filosofía se festeja el tercer miércoles de noviembre a través de Cafés filosóficos, con una Semana de difusión de la filosofía, Mesas de diálogo de reflexión filosófica, Olimpiadas de lógica y de filosofía, Concurso de ensayos filosóficos entre otros. Se informa además que en la tercera semana de julio de 2015 será el Congreso de filosofía de la Educación en la UNAM.

A partir de estas reflexiones se proponen algunas acciones que se pueden implementar como: Ofrecer consideraciones teóricas sobre la importancia de la filosofía en la sociedad para generar un pensamiento crítico, Desarrollar la pedagogía de la filosofía, Proponer una política de Estado para promover la filosofía, Difundir la filosofía utilizando las TIC con textos ágiles que atraigan a los jóvenes a los textos áridos de la filosofía, darle color, sabor y atractivo a la filosofía.

Cactácea

Estas propuestas de acción me gustan porque hace falta hacer accesible la filosofía a la sociedad. Pienso en el programa de Filosofía para niños, que ha tenido cierto éxito pero que se mantiene enclaustrado en algunas instituciones y no participa en estos diálogos más abiertos como en este congreso. También por este motivo he comenzado a escribir de manera más continua en los dos blogs que mantengo para una comunicación más abierta. Quiero hacerlo de manera clara y directa, lo más atractiva posible. De algún modo me rebelo contra las ponencias e intervenciones de aquellos que van al congreso a presentar un escrito en que manifiestan un buen manejo de la lengua y literatura, así como de la filosofía, pero que hacen incomprensible a primera vista lo que ahí expresan. La filosofía no tiene que ser tan abstrusa. A no ser que, en el caso de Hegel, que quería escribir de forma clara y sencilla, al leerlo resulta complicado pero que si quisiera escribir lo que dijo no se puede decir de otra manera. Su mismo método dialéctico presenta una filosofía en movimiento que necesariamente requiere de esa forma de expresión que él utilizó.

Se preguntaban en la mesa de reflexión ¿quién puede dar clases de filosofía? La filosofía requiere de cierta madurez espiritual. En esta parte recurro a mi experiencia personal: di clases de filosofía en el bachillerato y ya estaba estudiando la licenciatura en la misma en la UNAM. Sin embargo mi forma de dar clases consistió en hacerlo como se mal enseña historia, o sea, a través de aprenderse nombres, fechas y frases importantes de algún pensador o corriente filosófica, no en enseñar a pensar; desde luego que ahora ya no doy así mis clases. Si nuevamente vuelve la filosofía al bachillerato no tendrán problema en las grandes ciudades, pero fuera de ellas donde no hay licenciados en filosofía o son muy escasos, o por lo menos haya amantes de la filosofía no importando cuál sea su profesión, es muy posible que se vuelva a enseñar de modo tradicional, y nuevamente se pierde el sentido de enseñar a pensar en la bachillerato. Tal vez, a la par de solicitar la inclusión de tales materias en el plan de estudios se requiera implementar cursos de didáctica de la filosofía a los docentes para sepan guiar a los jóvenes y éstos comiencen a pensar por sí mismos, algo que no le agradará al sistema.