El ápeiron

Y surgió la luz...Anaximando afirma al ápeiron como el origen de todo. Esta idea indica un salto cualitativo en el pensamiento griego porque es capaz de afirmar algo inasible, intangible, pero material, como origen de todas las cosas. Supera la forma del pensamiento concreto y llega al pensamiento abstracto. Comenta Xirau que e origen de las cosas no podía reducirse a ninguno de los 4 elementos (que después Empédocles afirmará: agua, aire, tierra y fuego), ni de la combinación de los mismos, sino de algo que a la vez está en todo y en ninguna parte: lo infinito, lo informe, lo indefinido, lo posible. También sugiere que el cambio es posible y su fundamento es la oposición. Otro elemento afirmado por Anaximandro es que los seres vivios nacieron del elemento húmedo. Y finalmente Xirau valora el elemento lógico que rige a la filosofía de Anaximandro.
Una característica de la filosofía es que los filósofos, los verdaderos filósofos, no repiten sólamente lo que dijeron los anteriores sino que los superan. Los que repiten algo no aparecen en la historia de la filosofía pues se inscriben dentro de la corriente de pensamiento que siguen. Y esa superación puede aparecer bajo la forma de proyectar aún más ese pensamiento, de darle otras aplicaciones, de orientarlo a otras áreas o incluso de oponerse y manifestar lo contrario de su maestro o al menos de su antecesor. 
Para Piaget, el pensamiento formal es posterior al pensamiento concreto, un signo de madurez cognitiva, y esto se ve reflejado en estos dos filósofos iniciadores de la filosofía griega. Y también es una característica de la filosofía, el trabajar con la abstracción, lo cual resulta complicado para los que se inician por este camino, porque tienen que superar el pensamiento concreto al cual están acostumbrados. Tal vez en este sentido señalaba el pórtico de la academia platónica: “no entre aquí quien no sepa de números”, pues el número implica ya una abstracción, pero más aún, para este pensador los números tenían sentido no tanto por el valor que representan, sino por su significado de orden, igualdad y jerarquía.
Finalmente quien se inicia en filosofía quisiera aprenderse respuestas fijas y definitivas. Los alumnos en la preparatoria me decían que no les gustaba la filosofía porque todo era pura contradicción, unos filósofos decían una cosa y otros otra, de modo que parecía que perdiéramos el tiempo con estos pensamientos y mejor habría que ir a la respuestafinal. Más tarde descubrí que el problema era mi forma de plantear la filosofía como libro de texto, como doctrina qué menorizar, y no como pensamientos que hay que pensar y repensar.
Fui aprendiendo que la filosofía no es para dictar y responder en un examen, sino para comprender, valorar y eliminar la pereza mental, para pensar con el otro y así pensar por uno mismo. Esto lo entendí cuando en un congreso hablaron de la filosofía para niños, que me sonaba como algo absurdo, pues pensaba que si en la preparatoria se les hacía difícil comprenderla, mayor sería el problema para hacerlo con niños de 6seis años. Pero también motivó mi curiosidad y descubrí que a través de historias hacían pensar a niños de primaria y generaban un razonamiento lógico y ético.
Anuncios