Minientrada

Escuela de Fráncfort 1

20140726_130121

Toro de la Feria de Huajolotitlán 2014

Lo que se llama Escuela de Fráncfort no es propiamente una escuela o instituto educativo en sentido tradicional, se trata más bien de una corriente de pensamiento, de una serie de ideas que son comunes a un determinado grupo de filósofos que vivieron o se relacionaron en Fráncfort. Y es más comprensible si se le conoce como “Teoría crítica”, aunque esto también será necesario afinarlo para una correcta comprensión. En este sentido el texto de Rolf Wiggershaus, alumno de Habermas nos ayudará a una buena comprensión. De este libro tomaré algunas ideas e ire haciendo algunos comentarios.

Comenta este autor que dicha etiqueta fue asignada desde fuera en la década de 1960, posteriormente utilizada por Adorno con orgullo. En un principio “designaba una sociología crítica que veía en la sociedad un todo con elementos antagónicos en su interior y no había eliminado de su pensamiento a Hegel ni a Marx, sino que se consideraba su heredera” (2011:9) y que abarca un concepto más amplio y menos definido. Podemos decir que es una versión posterior y actualizada de la teoría marxista. Ya no hablará de la lucha de clases, de la opción por el socialismo, de la revolución, el proletariado como la clase revolucionaria. Todo esto ya había sido utiliado y vivido en la URSS desde la revolución de octubre de 1917 pero no había dado como resultado el socialismo sino lo que se llamará más tarde un capitalismo de estado. Y sin embargo siguen el pensamiento de Marx, de Hegel, incorporan el psicoanálisis y lo aplican a la sociedad. Esto indica por tanto una forma distinta de comprensión que aquí queremos rescatar.

El autor comentado señala seis características esenciales, algunas recurrentes y otras sólo de algunas épocas:

  1. Un marco institucional: el Instituto de Investigación Social (IFS) asociado a la Universidad de Fráncfort.

  2. Una personalidad intelectual carismática, Max Horkheimer, con una tremenda fe en el programa teórico, capaz de lograr la colaboración de científicos calificados.

  3. Un manifiesto expresado en el discurso inaugural de Horkheimer en 1931 que señalaba las tareas del Instituto.

  4. Un nuevo paradigma: la teoría “materialista” o “crítica” de la sociedad que integraba filosofía, ciencias sociales, materialismo histórico, psicoanálisis, algunas ideas de Schopenhauer, Nietzsche y Klages.

  5. La etiqueta de “teoría crítica” aunque con ella se entendían cosas diferentes: era más bien un concepto encubridor de la teoría marxista, sin llegar a identificarse con el marxismo en su forma ortodoxa.

  6. Una revista (Zeitschrift für Socialforschun) y otros medios para la publicación de los trabajos de investigación.

  7. Todos eran judíos, o fueron obligados por el nacionalsocialismo a retomar su pertenencia al judaísmo. Esto no los condujo a una solidaridad con los obreros pero sí los condujo a una crítica radical de la sociedad, la cual correspondía a los intereses objetivos de los obreros.

  8. La mayoría provenían de familias de la gran burguesía, excepto Fromm y Löwenthal.

  9. No provenían ni del marxismo ni del movimiento obrero “Solamente para Horkheimer (y más tarde para Benjamin y aún más tarde para Marcuse), la indignación por la injusticia que se cometía con los explotados y los humillados constituyó un aguijón esencial del pensamiento” (2011:15)

Sin embargo, aclara Wiggerhaus que la mayor parte de estas características se dio solamente en la primera parte del decenio de Horkheimer como director del Instituto y en especial en la época de Nueva York (1936-1950).

“En 1949-1950 regresaron a Alemania sólamente Horkkheimer, Pollock y Adorno. De estos tres, solamente Adorno siguió siendo productivo en la teoría y solamente de él aparecieron libros con trabajos tanto nuevos como antiguos”. (2011:11)

Ya en esas fechas del retorno no había una doctrina común, ya no existía la revista, las contribuciones teóricas eran dispersas, la figura de Horkheimer era “cada vez menos decidida y menos adecuada para la formación de una escuela” (2011:11), no había un paradigma unificado ni un cambio de paradigma, Horkheimer y Adorno trabajaban en temas comunes pero desde posiciones diferentes. Adorno estaba relacionado con Walter Benjamin, Siegfried Kracauer y Ernst Bloch; Horkheimer se quedó sin nada tras la publicación de la Dialéctica de la Ilustración. Adorno escribión Dialéctica negativa y Teoría estética. También se descubrió al Walter Benjamin Marxista.

El autor se propone hablar de medio siglo de historia aunque le parece imposible hacer una clasificación por fases, auqne considera que lo más adecuado es hablar de trendencias y desviaciones. Los lugares son Fráncfort del meno, Ginebra, Nueva York, los Ángeles y de nuevo Fráncfort. Wiggerhaus habla como alumno de Adorno y como doctorando de Habermas, o sea, tiene información de primera mano, conoció en persona a los autores de esta experiencia teórica tan importante del siglo XX.

Ideas frescas

Ideas frescas

Anuncios

El nous

SerenidadAnaxágoras pensaba que el mundo estaba formado de partículas indivisibles de orden espiritual, regidas por el espíritu o nous. Todas las cosas que tienen vida, tanto las más grandes como las más pequeñas están gobernadas por el espíritu. Hasta aquí su filosofía.
En nuestros tiempos Antoine Lavoisier afirmó que todas las cosas están compuestas de energía, de modo que “la materia no se crea ni se destruye, sólo se transforma”. Se transforma en energía. Esta ley de la transformación de la materia en energía pudiera tener como intuición antecedente el pensamiento de Anaxágoras. Las partículas indivisibles de orden espiritual pudieran ser la energía, ¿cómo dividir la energía? ¿cómo separar los quantos de energía? ¿cómo dividir un quanto de energía, por ejemplo en el fuego?
La idea de un mundo regido por espíritu o nous fue algo que llenó el pensamiento de Hegel sobre la historia, el espíritu absoluto. Éste es el verdadero actor de la historia, que la conduce a través de sus contradicciones hacia un desarrollo superior, hasta la identificación consigo mismo. En las Lecciones de Filosofía de la historia universal Hegel afirma:
La Providencia divina es, en efecto, la sabiduría según una potencia infinita, que realiza sus fines, esto es, en efecto, el fin último, absoluto y racional del mundo. La razón es el pensamiento, el nous, que se determina a sí mismo con entera libertad.
Y más adelante:
Pero esta fe universal, la creencia de que la historia universal es un producto de la razón eterna y de que la razón ha determinado las grandes revoluciones de la historia, es el punt de partida necesario de la filosofía en general y de la filosofía de la historia universal.
Llama la atención la similitud del pensamiento a más de 20 siglos de distancia, y de manera especial el uso del término nous para señalar a este espíritu que guía la historia. En el texto Lecciones sobre historia de la filosofía Hegell considera a Anaxágoras como “un hombre sobrio entre borrachos” p. 296

Materialismo

BisniagaEmpédocles de Agrigento afirmó que el mundo está formado por cuatro elementos: agua, aire, tierra y fuego, que se combinan o separan según el amor y el odio, y dan origen a la vida ó a la muerte. Este pensamiento ha tenido gran influencia a lo largo de la historia y se encuentra hasta en los lugares más inusuales.
Hay una corriente esotérica llamada “metafísica” que también toma estos cuatro elementos como fundamentales; la psicología antigua también clasificaba a las personas según los cuatro elementos. Incluso Hegel tiene un pasaje en la fenomenología del Espíritu que hace referencia a la complementariedad dialéctica de los cuatro elementos. La química terminó elaborando la tabla periódica de los elementos que componen todas las sustancias materiales.
Con esta filosofía llegamos nuevamente al materialismo, a la afirmación de que el origen de las cosas está en la materia. En la Edad moderna también existieron los materialismos mecanicistas,, pero los materialismos de la filosofía contemporánea son mucho más complejos que lo dicho por este filosofo, pero en el fondo mantienen la misma posición, haciendo a un lado desde luego estos 4 elementos como tales. Tal vez los más interesantes son el materialismo histórico de Marx y el materialismo dialéctico de Engels.