Pedaogogía Crítica

En filosofía existe la Teoría Crítica originada principalmente por la Escuela de Fráncfort. Es una versión estilizada del marxismo combinada con la crítica a la Modernidad. Su praxis es teórica, o sea, no llega en realidad a la praxis política sino que se queda en la apertura de la discusión teórico-cultural y finalmente lo resuelve en la consideración estética. Da nuevas luces sobre la interpretación de las cosas y sobre todo la reinterpretación de la cultura que ya es mucho. Algunos de entre nosotros estaríamos en desacuerdo en esta limitación pero por otro lado valoramos su alcance.

Por otro lado se encuentra la pedagogía crítica, tal vez como fruto indirecto de la teoría crítica en el sentido de que revalora el marxismo y lo reinterpreta desde nuevas realidades y lo proyecta hacia la pedagogía. Marx no habló directamente de la educación porque sus pensamientos estaban enfocados al análisis de la economía y a la revolución social, posiblemente toque muy de pasada a la educación y su función dentro del nuevo orden social que propone. Sin embargo, dentro de su análisis social se encuentran inevitablemente algunas consideraciones que pueden ser introducidad y aplicables a la educación. De ahí resulta la Pedagogía crítica, obra de autores como José Martí y Paulo Freire en America latina, Henry Giraux y otros en las demás partes del mundo.

Le pedagogía crítica concibe a la educación como una actividad política. Descubre que la educación en un sistema político corresponde a los intereses del grupo hegemonico de esa sociedad, y lo denuncia. Hace un análisis crítico de cómo se impone la ideología dominante a través del sistema educativo mediante la imposición uniforme de planes y programas, los contenidos seleccionados de los libros de texto y sus enfoques, la forma de evaluación y su sumisión a los estándares internacionales, la formación de docentes y su inserción al campo laboral, el control organizativo de los docentes a través de sus autoridades para verificar que cumplan con las indicaciones oficiales, el control sindical, entre otros. Consiste finalmente en una crítica de la sociedad y sus mecanismos de dominación. Otra fuente importante de inspiración es lo que ha llamado el marxismo heterodoxo, diferente a l marxismo soviético.

Pero la pedagogía crítica también tiene una serie de propuestas de acción orientadas hacia la transformación del mundo, hacia la creación de un mundo más justo y humano, hacia el establecimiento de nuevas relaciones de producción, hacia la formación de nuevas ideologías que tengan en el centro al ser humano. Los procesos que propone la pedagogía crítica son diferentes en muchas líneas: Paulo Freire propondrá la alfabetización de los adultos pero insistiendo en la formación de la conciencia social. Ivan Ilich, italiano, habla de la educación desescolarizada porque ella es un instrumento de opresión y reproducción social de la dominación. Michel foucault, auqnue no es pedagogo sino filósofo, descubrirá de qué modo la escuela es un instrumento de dominación al igual que eljército, el hospital y la cárcel. Otros tratarán del análisis de las condiciones actuales de la educación. Surgirán pedagogías antiautoritarias, pedagogías libertarias