Sofistas posmodernos

pazLos sofistas se interesaron por el hombre, en la Antigua Grecia. Fueron maestros de los hombres de Estado y de futuros políticos. Enseñaron la retórica, se preocupaban más por la forma de razonamiento que por su contenido, más por su efectividad que por su justeza. Su interés por las formas lingüísticas les condujo a analizar el lenguaje, estudiar figuras retóricas, penetrar en los problemas de la lógica y preparar las vías del pensamiento lógico. Contribuyeron poderosamente a formar un espíritu crítico. Muchos fueron escépticos, como un camino para descubrir la verdad.
Sin embargo también hay sombras en este modo de pensar: al interesarse más por la forma que por el contenido desarrollaron la capacidad de convencimiento independientemente de la verdad de sus proposiciones. Por otro lado partían de la idea de que todo es verdad, y por tanto la falsedad también es verdad, por tanto no existe algún criterio de verdad. Por último desarrollaron falsos argumentos conocidos como “sofismas, de modo que el apelativo de “sofista”, palabra derivada del griego “sofós” que significa “sabio”, derivó en lo contrario.
Este tipo de prácticas siguen siendo actuales. Por un lado está el alto desarrollo de la filosofía analítica en torno a la lógica y las formas lingüísticas. Y por otro el uso de estos procedimientos discursivos en nuevas formas que llegan hasta la manipulación. Veamos algunas:
Los medios de comunicación social más penetrantes, entre ellos la televisión, la radio, la prensa impresa y los media han sido invadidos por propaganda que cubre sus altos costos de operación. La publicidad y mecadotecnia se concentran en la promoción del producto independientemente de la verdad o falsedad de sus comerciales. Se analiza la mejor forma de penetración en el mercado en forma altamente profesional incluso de productos dañinos para la salud como el tabaco y el alcohol. Se promueve la pornografía y la prostitución ofreciendo el placer.
En la política se utilizan a fondo las formas propagandísticas para atraer el voto, se promueve un discurso populista y demagógico, se cuida la figura del candidato.  Es más importante la omnipresencia de la propaganda que el proyecto político o la calidad humana del candidato, que a su vez oculta los intereses del gupo que lo sostiene. En etapas posteriores al voto se oculta o desvirtúa la información.
En estos días me ha llamado mucho la atención la forma en que el gobierno de Venezuela ha manejado y ocultado la verdad sobre la salud del presidente Hugo Chávez. Llega el momento en que el pueblo y la oposición no sabe quién conduce al país pues no se sabe quien gobierna, si Chávez desde Cuba o el grupo gobernante a nombre del presidente. Se desconoce si el comandante Chávez vive o está muerto. Y para un asunto de tan gran importancia siempre hay complicidades.
Los medios de comunicación social sólo están en una dirección, del poder hacia el pueblo, sin capacidad de retroalimentación o de interacción con su público. Los noticieros de información son selectivos según los intereses asociados a la casa editorial que los publica. Mucha información relevante que afecta a los ciudadanos es ocultada y en cambio se publicita programas vacios de contenido. Un ejemplo de ello son las telenovelas y los “reality shows”. De modo que con estos ejemplos se ve claro que estamos en una nueva época de los sofistas y de los sofismas; surgieron en la Antigua Grecia con un mensaje ambivalente pero  en la actualidad se ha acentuado su carácter oscuro. Tal vez sería momento de revisar el texto Homo videns de Giovanni Sartori.
Esta forma de manejo de la información ha sido ampliamente estudiado a través del concepto de IDEOLOGÍA…