El tiempo

20130101_144942
Comento el texto “Epistemología de la complejidad” de Edgar Morin en su versión publicada en Gazeta de Antropología 20, 2004. Texto 20-02 (Aclaro el lugar porque aparece otro artículo con el mismo nombre en el libro Introducción al pensamiento complejo del mismo autor, Gedisa, 1990).
En este artículo el autor hace una crítica al paradigma de la simplificación propio de la ciencia positivista. Según Morin la ciencia ha considerado las cosas como estáticas, fuera del tiempo.
El título del apartado: “La desconsideración del tiempo como irreversible”, tiene una doble negación que se convierte en afirmación: “la consideración del tiempo como reversible”, y más adelante explica el autor que se entiende en el sentido de “fuera del tiempo”. Significa que un problema de la ciencia positivista en su intento de simplificación es considerar la realidad como estática, fuera del tiempo. Dice Morin al final de la p. 5: “mientras que el pensamiento simplificante elimina el tiempo o no concibe más que un tiempo, el del progreso o corrupciòn…”
Ernst Bloch afirma que el tiempo cronométrico es el tiempo positivista, el de los relojes, es tiempo matemático, mecánico. No humano. Es otro tiempo, el astronómico y geológico, el de los miles de millones de años anteriores sólo es una referencia.
Kant proponía que las coordenadas de espacio y tiempo no son reales, son esquemas mentales, son “formas a priori del pensamiento” con los cuales comprendemos todas las cosas.
20130101_143032
 Morin propone por el contrario un tiempo “politemporal” (p. 6). ¿Cómo se podría entender? Para concebir esto hay que salirse de los esquemas tradicionales de pensamiento.
Este tiempo politemporal se maneja en el cine, en el arte, en la estética. En una película de 2 horas vemos -vivimos- lo que ocurre en 100 años. Por ejemplo
– Película “60 segundos”
– Película “9 semanas y media”-
– Película “15 minutos”
. Libro “11 minutos” de Paulo Coelho
– Las mil y una noches. Cuentos
– Película Troya
– Volver al futuro 1, 2,, 3 – Películas
Con la teoría del big bang se hablaba de la “creación del universo”, con las “Supernovas” se entiende que el universo está en constante nacimiento y constante muerte, en construcción y destrucción.
Ernst Bloch dice que el único tiempo que importa es el tiempo histórico, el que comenzó hace 6,000 años, el tiempo de la escritura. Es nuestro tiempo, el tiempo de la humanidad, con ella comenzó la cultura.  Es un tiempo cualitativo, discontinuo, donde entran varias vidas en juego, cada una con su propio tiempo vital, con ritmos distintos, donde lo que para unos apenas comienza para otros ya es tarde.
Podemos decir que lo que importa es el tiempo humano, los instantes de amor y pasión superan con mucho toda una vida. El momento de gloria de una medalla olímpica o de un record mundial dan sentido a los años de duro esfuerzo.
Anuncios